FORMACIÓN  PERPETUA

Sacadas del mundo, queremos entregarnos totalmente a Señor, para luego ser enviadas en su nombre al mundo.

Después de la profesión perpetua continúa su formación espiritual, doctrinal y practica durante toda su vida.