SANTOS DE DEVOCIÓN

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

WhatsApp Image 2020-06-20 at 10.34.39 AM.jpeg

Con María, Madre de Jesús constructora de comunión y unidad comunitaria escucharemos y guardaremos la Palabra de Dios en nuestro corazón. Tendremos a María en medio de nosotros como la Madre que unifica nuestra diversidad (cf VC 28). Perseveraremos en oración con ella. implorando el don del Espíritu. (cf LG 59), y a ejemplo suyo nos mantendremos fieles a la unión con su Hijo hasta la cruz.  

NUESTRA FIESTA: INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA 

 La festividad de nuestra Santísima Madre, en la advocación del Inmaculado Corazón de María se recuerda el sábado posterior Domingo II de pentecostés.

De los Sermones de San Lorenzo Justiniano, Obispo.

MARÍA CONSERVABA TODAS ESTAS COSAS EN SU CORAZÓN.

María iba reflexionando sobre todas las cosas que había conocido leyendo, escuchando, mirando, y de este modo su fe iba en aumento constante, sus méritos crecían, su sabiduría se hacía más clara y su caridad era cada vez más ardiente. Su conocimiento  y penetración siempre renovados, de los misterios celestiales la llenaban de alegría, la hacían gozar de la fecundidad del Espíritu, la traían hacia Dios y la hacían perseverar en su propia humildad. Porque en esto consiste los progresos de la gracia divina, en elevar desde lo más humilde hasta lo más excelso y en ir transformando de resplandor en resplandor. Bienaventurada el alma de la Virgen María que, guiada por el magisterio del Espíritu que habitaba en ella, se sometía siempre y en todo a las exigencias de la Palabra de Dios. 

Ella no se dejaba llevar por su propio instinto o juicios, sino que su actuación exterior correspondía siempre a las insinuaciones internas de la sabiduría que nace de la fe. Convenía, en efecto, que la sabiduría divina que se iba edificando la Casa de la Iglesia para habitar en ella, se valiera de María Santísima para lograr la observancia de la ley, la purificación de la mente, la justa meditada de la humildad y el sacrificio espiritual. 

Imítala tú alma fiel. Entra en el templo de tu corazón si quieres alcanzar la purificación espiritual y la limpieza de todo contagio de pecado. Allí Dios atiende más a la intención que a la exterioridad de nuestras obras. Por esto, ya sea que por la contemplación salgamos de nosotros mismo para rebosar en Dios, ya sea que nos ejercitemos en las práctica de las virtudes o que nos esforcemos en ser útiles a nuestro prójimo con nuestras buenas obras, hagámoslo de manera que la caridad de Cristo sea lo único que nos apremia . Éste es el sacrificio de la purificación espiritual, agradable a Dios, que se ofrece no en un templo hecho por mano de hombres, sino en el templo del corazón, en que Cristo es el Señor entra de buen grado.

 

20200730_173859_edited.jpg

AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA 

(Para pedir un favor)

 Corazón Inmaculado de María, desbordante de amor a Dios y a la humanidad, y de compasión por los pecadores me consagro enteramente a ti. Te confío la salvación de mi alma.

Que mi corazón esté siempre unido al tuyo, para que me separe del pecado, amé más a Dios y al prójimo y alcance la vida eterna juntamente con aquellos que amo.

Medianera de todas las gracias, y Madre de misericordia, recuerda el tesoro infinito que tu Divino Hijo ha merecido con sus sufrimientos y que nos confió a nosotros sus hijos. 

Llenos de confianza en tu maternal corazón que venero y amo, acudo a ti en mis apremiantes necesidades. Por los méritos de tu amable e inmaculado Corazón y por amor al Sagrado Corazón de Jesús obtenme la gracia que pido (mencionar aquí el favor que se desea). 

Madre Amantísima, si lo que pido no fuere conforme a la voluntad de Dios, intercede para que se conceda lo que sea para la mayor gloria de Dios y el bien de mi alma. Que yo experimente la bondad maternal de tu corazón y el poder de tu pureza intercediendo ante Jesús ahora, en mi vida, y en la hora de mi muerte. Amén.  

Corazón de María perfecta imagen del Corazón de Jesús, haced que nuestros corazones sean semejantes a los vuestros. Amén.

OFRECIMIENTO A LA VIRGEN MARÍA 

Bendita sea tu pureza 

y eternamente lo sea,

pues todo un Dios se recrea

en tan graciosa belleza.

A ti, celestial princesa, 

Virgen Sagrada María,

yo te ofrezco en este día

alma, vida y corazón.

Mírame con compasión, 

no me dejes, Madre mía. Amén.

Congregación de Hermanas Misioneras de la Misericordia del Sagrado Corazón de Jesús. Calle: Iglesias # 15, Col. Centro en  Hidalgo del Parral, Chihuahua. México . Tel 6275221933, C.P. 33800. E-mail: hablamejesus@hotmail.com.

MISIONERAS DE LA MISERICORDIA
DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS 

Escudo.png